atletismo y muchas más cosas

atletismo y muchas más cosas

viernes, 29 de abril de 2016

Volver a disfrutar por las calles de Madrid

Ya tocaba correr, ya tocaba volver a sonreír, ya tocaba volver a sentir esos nervios pre-carrera; y como escenario Madrid, los 10kms de la Rock'n'Roll Madrid Maratón. Casi sin darme cuenta ya llevaba dos meses sin ponerme un dorsal y competir. Estos dos meses en Burgos no han sido nada fáciles: la meteorología no ha dado tregua y los entrenos eran en el 80% en la elíptica, pero sí tenía la certeza de que ya estas tres últimas semanas estaba teniendo una progresión buena, sobre todo en los rodajes que ya empezaban a ser vivos.



El sábado poníamos rumbo a mi segunda casa tres viajeros: Adri, Rubén y yo. "De Madrid, al cielo"... ya se sabe... jejejjeje! La verdad es que los días previos le di muchas vueltas; eran dos meses sin competir... Uuufff... No tenía ni idea de cómo me iba a encontrar. Además, no había hecho entrenamiento de series ni a ritmo de competición... ¿Qué ritmo iba a poder llevar? ¿Me agobiaría enseguida? Tantas y tantas dudas pasando por mi cabeza... pero al final una vez allí todo fue más fácil disfrutando del ambiente.

La feria del corredor, esta vez organizada en Ifema, era una gran fiesta para todos los que por allí pasábamos. Adidas había hecho un gran despliegue de medios y montaron una gran fiesta en la que atletas Adidas como Diana, Isa, Veiga, Celia, Javi, Carlos, Iván, Chema interactuaban y charlaban con los participantes populares. Yo pude reencontrarme con much@s amig@s y con mi "ángel de la guarda" particular, que, aunque no pudimos compartir mucho tiempo, como ya sabe él es un "pilar" fundamental para mí.

       


De la feria a tomar el vermú (no se si torero o no... jajjaja), había que visitar a mis querido porteros de mi ex-tienda, que son como mis segundos padres. Y el resto del día.... pues Gran Vía para arriba y para abajo... Tiendas, muebles para ir mirando como amueblar el piso nuevo y cosas de esas... Y entre escaparate y escapare arrastrando conmigo a Mary y Marcos que se acercaron desde Getafe sólo para vernos. Nos hicieron el día muy entretenido y me ayudo bastante, no nos preocupamos para nada de la carrera del dÏa siguiente... ¡y a las 22:00 estábamos ya casi encamados y dormidos!

¡Y llegó el domingo! Adri no podía correr, así que nos hizo de utillero a Rubén y a mí. Bajamos del hotel un poco revolucionados hacia la salida. Habíamos quedado con los de Burgos para hacer foto conjunta, que al final no pudo ser. Rubén, que hacia su segundo 10k, no andaba con su mejor nivel de azúcar y nos tocó buscar una cafetería. Una vez todo en orden nos despedimos porque teníamos cajones distintos y turno de correr. En la edición de este año nos habían modificado la salida. Ya no era en línea recta, sino que girábamos a la derecha. Muy "espabilada de mi" me puse en el lado largo de la curva así que me costó un poco coger a Isa en esos primeros metros. Las dudas de toda esta semana desaparecieron en el primer kilómetro: iba cómoda y me encontraba genial, sobre todo subiendo. Compartí con Isa ritmo y charla hasta el km3, donde ella tiró y yo me quedé a ritmo, vigilando a la tercera y disfrutando de las sensaciones. Bajando esos 4kms de La Castellana que acabábamos de subir te cruzabas con el resto de participantes animando y saludando... un auténtico subidón. Aunque bien es cierto que yo ya sólo iba pensando en que alegrón que les iba a dar a Rubén y a Jesús y las ganas que tenía de verles en meta. El segundo puesto, salvo imprevisto, lo tenía asegurado. Los últimos dos kilómetros no se si llegué a sufrirles del todo, apreté en la cuesta para entrar al Retiro y ya todo era bajar hasta meta, donde se encontraba el speaker Raúl que ya iba anunciándome con su estilo inigualable, mucha emoción al oírle.



El tiempo discreto comparado con hace dos años donde Isa y yo nos plantamos en meta en 36 minutos. Esta vez me llevó 38, pero muy satisfecha. En los meses de enero y febrero ni siquiera había conseguido competir a gusto y esta vez me lo pasé pipa. La tercera clasificada, Rocío, llegó muy emocionada a meta por hacer pódium. Ambas esperábamos a que llegarán varios compañeros a meta. En mi caso el "campeón de la República independiente de mi casa" llegó muy fresco para ser su segunda carrera de 10k y con su azúcar en perfecto estado de revista... jajjajja, Adrián, incansable y con cierta pena por no correr, estaba esperándonos impaciente. El resto del domingo se resume en pódium, risas, buenas conversaciones, Ikea, hamburguesas y vuelta a Burgos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario